Tiempo en Capital Federal

27° Max 23° Min
Muy nuboso con lluvias
Muy nuboso con lluvias

Humedad: 76%
Viento: Este 27km/h
  • Jueves 4 de Marzo
    Parcialmente nuboso con lluvias23°   27°
  • Viernes 5 de Marzo
    Despejado22°   28°
  • Sábado 6 de Marzo
    Parcialmente nuboso20°   26°
Cargando ...

La Revista

Por qué Caras y Caretas
Porque Caras y Caretas fue, es y será la revista de la patria.
Compartir

Porque fundada en 1898 por Eustaquio Pellicer y dirigida por José Sixto Alvarez (Fray Mocho), ilustrada por los maestros Manuel Mayol y José María Cao y dibujantes como Hermenegildo Sábat Lleó, donde publicó sus primeros cuentos Horacio Quiroga, acompañó la construcción de la Argentina moderna y dio cuenta de los fenómenos políticos, sociales y culturales que atravesó el país.

Porque Caras y Caretas contó e informó, con talento, profundidad y sensualidad de las pasiones, las razones y trampas que los argentinos de aquellos tiempos y de todos los tiempos desplegaron para ubicarse en el mundo. Dio cuenta de sus maravillas, de sus glorias, de sus miserias y del denodado y no siempre pacífico esfuerzo de inventar la Argentina.

Porque Caras y Caretas nació para hablar de ricos y pobres, de inmigrantes y criollos, de gobiernos conservadores y luego republicanos y luego democráticos. Habló de cómo se conformaba la nación, de cómo todos sus habitantes, ciudadanos y extranjeros, construían su vida, comían, se educaban, amaban, trabajaban y mantenían sus tradiciones, creencias, su cultura de ultramar, o se imbricaban con la cultura criolla para fundar esa mixtura, esa caldera que fue la Argentina moderna.

Porque Caras y Caretas llevó desde su fundación la marca de la identidad de los argentinos. De sus desvelos, sus problemas, sus deseos y esperanzas. Y acompañó la comprensión del Centenario de la Revolución de Mayo en medio de las grandes transformaciones en la sociedad, la cultura, la economía y la política. Vio cómo crecían el centro y los suburbios, vio cómo se construía el puerto, cómo bajaban del barco nuestros abuelos, cómo se expropiaba la tierra a nuestros primeros habitantes, cómo se levantó el Obelisco, cómo Buenos Aires era Babel, cómo surgía la organización nacional después de que se apagaron las guerras civiles y las últimas montoneras. Acompañó al primer hombre que votó con voto secreto, universal y obligatorio; asistió al fin de la república conservadora, a los prolegómenos del surgimiento de la Argentina industrial y de masas, sobrevivió a la década infame, y presenció el surgimiento de la vanguardia artística, de las luchas por la paz, de los debates por las guerras mundiales. Vio cómo nos transformábamos en deudores del mundo, tan cerca de los Estados Unidos y tan lejos de Latinoamérica.

Por eso volvió la revista de la patria: para contar cómo éramos ayer y cómo somos hoy. Para contar cuál es la identidad que amasamos entre saqueos, crisis, potencia creativa, dictaduras y democracias inconclusas.

Para pensar juntos, a punto de cumplir los 200 años como nación, cuáles son los problemas, las necesidades, las potencialidades, es decir, todo aquello que ayer y hoy nos definió, nos dio esperanzas y nos hizo construir ese pasado, este presente y así soñar otro futuro.